Acerca de mí

Soy Pilar: una chica llana y algo difícil de entender. Quiero contarte algunas cosas de mí para que sepas bien quién soy y qué hago aquí.

 

     En la vida real soy administrativo aunque, cualquiera que me conozca puede deciros que soy un ‘culo inquieto’ y mi segunda profesión es ‘realizar cualquier cosa que se pueda hacer con las manos’. Me encantan las manualidades, pintar, dibujar, y en la repostería descubrí la combinación perfecta de todo lo anterior.

     Soy malagueña de pura cepa, boquerona 100%. Me gusta divertirme y disfrutar del tiempo compartiéndolo con los demás me da igual donde sea, aunque si es en la playa o al aire libre, mejor que mejor. Estoy felizmente casada desde hace 7 años y mi marido es mi otra gran pasión. Es el que me hace reflexionar y me baja a la tierra cuando me vuelvo demasiado loca.

     Me gustan los dulces, las chuches y los bocadillos. Disfruto como una niña pequeña estando con mis sobrinos y adoro a mi familia. Me encanta organizar ‘saraos’, meriendas, cenas, comidas: son la escusa perfecta para hacer algún postre o pastel.

     Soy súper despistada, además de nerviosa -combinación desastre-, por lo que intento ser ordenada en todo lo que puedo. Me gusta que las cosas estén siempre colocadas y no salirme de “mis normas” para evitar males mayores (con estas condiciones, imaginad como pongo la cocina!).

     Desde pequeña, las meriendas en casa eran los momentos en los que mis hermanos y yo podíamos cocinar. Mi madre nos dejaba los cacharros y podíamos preparar lo que más nos gustase. Creo que ese es el origen de toda mi locura por la repostería. La diversión se convirtió en mi pasión.

     Empecé con unas pequeñas galletas, detalle para un bautizo, y ha llegado el momento de dar un paso más allá. Con este blog espero ser capaz de transmitiros mis ganas y mi pasión y que, con esta nueva iniciativa, podamos compartir conocimientos, ideas, experiencias… para que veamos que no hace falta ser un experto, ni gastarse un dineral para disfrutar y aprender.

     Gracias a vosotros, por estar aquí.

      Y recuerda… No lo imagines, ¡cómetelo!